Desde hace muchos años, ha sido muy difundido el uso de agentes químicos para facilitar la reducción de la turbiedad del agua en Plantas de Tratamiento de Agua Potable. No es posible lograr la reducción acelerada de partículas sin la ayuda de productos comercialmente conocidos tales como sulfato de aluminio, sulfato férrico, cloruro férrico o policloruro de aluminio, entre otros.

Se convierte entonces en una necesidad el consumo de grandes toneladas de estos agentes a fin de lograr las primeras mejoras en la producción de agua para consumo humano.

Pero es también una realidad, que sólo se relaciona la aplicación de estos productos con el proceso de clarificación.

¿Se conoce a ciencia cierta la gama de fenómenos que se dan con la correcta aplicación de coagulantes-floculantes?. Lo más probable es que no, pues existen todavía Plantas de Agua que dejan de aplicar estos insumos químicos cuando tienen una turbiedad baja al ingreso de su Sistema de Tratamiento.

Metales, bacterias, parásitos y otros elementos indeseables pueden irse eliminando de manera eficaz, con un primer “golpe” de insumo químico.

Así es!, un agente clarificante puede eliminar hasta carga bacteriana sin ser desinfectante.

Es más, a lo largo de mi trayectoria profesional especializada en Aguas Naturales, e incursión en el sector de Agua Potable, he llegado a confirmar que incluso los insumos químicos cuyo ión principal es aluminio, disminuyen la concentración de aluminio total en el cuerpo de agua, asimismo, insumos químicos a base de hierro, reducen la presencia de hierro total con mucha efectividad.

No es en esta oportunidad que deseo precisar los porcentajes de reducción de metales frente a coagulantes-floculantes conocidos, sino mas bien de los beneficios que puede traer combinar insumos químicos para alcanzar los niveles de calidad de agua aceptables.

 Collage

 

Buscando no sobrepasar los Límites Máximos Permisibles

 

En muchas Plantas de Tratamiento de Agua Potable, representa todo un reto el hecho de tratar el agua y obtener finalmente un producto que cumpla con las normas de calidad de agua vigentes.

En muchas de ellas, es una labor titánica luchar contra adversidades producto de las deficiencias de las unidades de tratamiento y aún así tener agua digna de ser llamada POTABLE.

En el Perú, dos de los elementos más difíciles de controlar debido a su incremento significativo como producto de un tratamiento no eficiente son el aluminio y el hierro.  El proceso de tratamiento con concentraciones altísimas de aluminio ó hierro en tanques de preparación de insumos, la falta de conocimiento de los caudales de producción, una mezcla rápida ineficiente, falta de un adecuado diseño de floculadores, la sobrecarga de lodos en los sedimentadores, la falta de purgas oportunas, la mala situación de los lechos filtrantes, el sobredimensionamiento de la Planta de Tratamiento, el uso exagerado de coagulantes-floculantes, entre otros, conllevan fácilmente al sobrepaso de los Límites Máximos Permisibles de aluminio ó hierro en el agua potable.

Desde hace tiempo, he propuesto plantear una alternativa para trabajar con menos riesgo ante problemas difíciles de controlar, y se basa en la mezcla de insumos químicos con metales diferentes.

Si el sobrepaso de los niveles adecuados de hierro y aluminio se deben principalmente al aporte de estos metales por parte de los agentes coagulantes, es aceptable decir que combinar un insumo a base de alumnio con un insumo a base de hierro puede aminorar el riesgo, y de esta manera combatir los problemas propios de un mal tratamiento.

Llegando a combinar 1:1 los insumos químicos es lógico que reduciremos a la mitad el riesgo de sobrepasar los niveles de aluminio y hierro en el agua tratada.

No con esto quiero decir que en el tanque de preparación de la mezcla de insumos debemos combinarlos, sino reducir las caídas de producto a la mitad, contando para ello con tanques independientes, que se descarguen en el mismo punto.

De esta forma podemos también aprovechar las cualidades propias de cada uno de estos productos y sin pensarlo, habremos contribuído al desarrollo de la industria de fabricación nacional de ambos insumos químicos.

 

Quím. Silvana Quijandría Casanova

Especialista en Tratamiento y Calidad de Agua

R-CHEMICAL

PERÚ