Tomar agua potable de caño proveniente de una buena fuente y/o de un tanque o cisterna mantenido adecuadamente es mucho más segura que tomar el agua que herviste en la mañana.

 

¿Por qué?

 

Es importante saber que la mayor causa de malestares estomacales o peor aún, de las enfermedades de origen hídrico son la ingesta de alimentos o bebidas contaminados con bacterias coliformes (especialmente las termotolerantes).  Ellas están presentes en muchos lugares de la casa, si tienes mascotas, es seguro que estás conviviendo con estas bacterias en los pisos, muebles, rendijas y en tu cocina sin duda.  Aún así, sin tener mascotas, están presentes en tu casa, en los billetes que trajiste de la calle, en las suelas de tus zapatos, en las frutas que compraste, y las condiciones para su supervivencia no son condiciones extremas, sino más bien normales.  Estas bacterias coliformes termotolerantes, provienen casi en todos los casos de la contaminación fecal.

 

Pero así como son persistentes, molestas, dañinas y en alguno que otro caso mortal para niños, son muy vulnerables a morir con CLORO.

 

El cloro tiene la propiedad de destruir una bacteria coliforme en cuestión de segundos: es lo que llamamos el “Efecto bactericida”.  Pues, los estudios han revelado que este agente es capaz de alterar completamente su metabolismo y anular su ciclo de vida. En conclusión, la bacteria deja de actuar como agente patógeno.

 

Como lo comenté en artículos anteriores, la cloración del agua comprende 2 factores:

 

  • Efecto bactericida
  • Efecto remanente

 

Este efecto remanente consiste en asegurar la presencia de cloro por lo menos con 0.5 ppm de concentración bajo la forma de cloro residual libre, a fin de que en el caso de una contaminación no deseada, éste remanente de cloro esté dispuesto a eliminar esa bacteria coliforme indeseada.

casa1

Lo manifestado en el párrafo anterior es vital para comprender por qué el agua de caño no puede ser nociva para la salud.

Como quizás no muchos lo saben, las empresas de agua potable que abastecen agua a los domicilios, están obligados por las entidades reguladoras de servicios de saneamiento y a la autoridad en salud de un país, a distribuir agua con cloro residual libre. En Perú: en un rango de0.5 a5.0 mg/L.  Esto con la finalidad de asegurar la potabilidad del agua desde la salida de la Planta de Agua Potable hasta el domicilio más lejano de la ciudad.

 

Entonces, cuando llega a tu caño, directamente de la calle, estás consumiendo agua segura, porque tiene cloro libre, porque hay escasas probabilidades de que una bacteria coliforme se encuentre presente en un agua con cloro libre.  Y si tienes tanque elevado o cisterna dentro del predio debes mantenerlo limpio y desinfectado a fin de que éstos no sean una fuente de contaminación y permitan que el agua pierda todo el cloro residual.  Estas unidades deben ser solo unidades de paso que no alteren la calidad del agua.  En artículos posteriores indicaré como deben limpiarse los tanques y las cisternas de una casa o edificio a fin de que sean útiles y no representen ningún peligro para la salud.

Una propiedad importante del cloro que debe ser mencionada para indicar por qué el agua hervida no es tan segura como el agua del caño, es que el cloro es muy volátil. Es decir, que si dejas un vaso con agua que tenga presencia de cloro residual, en unas horas ya no lo tiene, pues ya se habrá volatilizado.  Entonces, te imaginarás lo que sucede cuando introduces agua de caño a una tetera y la haces hervir.  Pues ese cloro se pierde más rápido aún.

Cuando el agua ha terminado de hervir la concentración de cloro residual libre es cero, y en pocos segundos puede contaminarse si la dejas en una jarra o la expones a una intemperie que puede resultar siendo contaminante.

Hervir el agua asegura la muerte de bacterias coliformes, pero una vez hervida, no hay cloro libre que pueda hacerle frente a una bacteria que pueda ingresar a ese cuerpo de agua en algún momento.

En la década de los 90, cuando el Perú se vio afectado por una epidemia de cólera, las autoridades competentes se vieron en la necesidad de alertar a la población sobre la importancia de consumir agua segura.  Pero, cómo decirle a la población que aquellos que cuentan con agua potable abastecida por SEDAPAL pueden tomarla directamente del caño y aquellos que viven en zonas marginales, que no cuentan con este servicio deben hervir el agua…. Es entonces que se uniformizó las indicaciones para todos:  TODOS A HERVIR EL AGUA.  Y luego a dejarla en envases limpios con tapa.

Esta quizá fue una medida preventiva que no pretendía demarcar la línea que divide los grupos sociales.

A mi parecer, la información para beber agua segura debió basarse en enseñarle a la población a desinfectar su agua con productos clorados. Tal como la lejía por ejemplo, altamente comercial. Esto podría haber asegurado la calidad del agua durante más tiempo en un recipiente.

 wa1

 

 

Quím. Silvana Quijandría Casanova

Especialista en Tratamiento y Control de Calidad de Agua

 

R CHEMICAL S.A. (Lima – Perú)