De acuerdo a lo que ya aprendimos en la publicación:  la-prueba-de-jarras-en-una-planta-de-tratamiento-de-agua-potable/ , la Prueba de Jarras o también conocida como Floculador de Laboratorio, es una herramienta fundamental para simular situaciones de una Planta de Tratamiento Agua Potable (PTAP) pero a nivel micro.

 

Un Laboratorio de Operaciones de una PTAP adecuadamente equipado, posee al menos un equipo de jarras, y su uso se hace de vital importancia a fin de estimar cual es la dosis inocua para tratar agua para consumo humano.

 

Analizando las necesidades al momento de hacer pruebas que se asemejen mucho a mi Planta, obtendré mejores resultados si:

 

  1. Las Jarras (Vasos) son cuadradas: Esto debido a que la reacción durante las etapas de mezcla rápida, mezcla lenta y sedimentación debe darse en una situación muy semejante a la realidad.  En más del 90% de los casos de infraestructura, las PTAP poseen unidades de tratamiento cuadradas, entonces este tipo de jarras harán la simulación más real.  En muchas ocasiones he visto jarras redondas, pero aquí se generarían situaciones muy alejadas de la realidad.

 

 

Unidades de Tratamiento de Forma cuadrada, similares a una jarra P&B

Unidades de Tratamiento de Forma cuadrada, similares a una jarra P&B

parshall sedimentadores2 vaso1

 

  1. La Prueba de Jarras es programable:  El Display amigable que posee la Prueba de Jarras programable, permite que los cambios de RPM (Revoluciones por Minuto) y tiempos de retención sean inmediatos y exactos.  Esto no se podría lograr con éxito en una prueba de jarras de operación manual, en el que es IMPOSIBLE realizar cambios tan sincronizados.

 

  1. Las Jarras tienen caño vertedero:  Muchas veces he visto que se realizan adecuadamente los cálculos para estimar concentraciones de coagulantes-floculantes para las pruebas, tienen una Prueba de Jarras de última generación, colocan la cantidad correcta de agua a tratar en los beakers, programan de forma excelente las revoluciones y los tiempos, pero a la hora de tomar la muestra para el análisis final, toman la muestra con una pipeta y jalan tan fuerte la alícuota de agua que levantan todo el sedimento del fondo de la jarra, o lo que es peor, no tienen la experiencia práctica para determinar de qué nivel de profundidad debe de extraerse la muestra de la jarra.  Este pequeño detalle hace que cualquier esfuerzo por tener resultados muy cercanos a la realidad, sean NULOS.  Para ello, es necesario contar con jarras que tengan su propio dispensador de muestra, como las jarras de Phipps & Bird.  Aquí no solo se extrae muestra del punto adecuado, sino que se replica para todas y cada una de las jarras.

 

  1. La Prueba de Jarras tiene al menos 6 posiciones de forma lineal: Las Pruebas de Jarras no solo son equipos que permiten realizar pruebas con distintas concentraciones de insumos y simular procesos de Planta, sino que es un mostrador iluminado donde se puede inspeccionar visualmente cual es la jarra que tiene mejor aspecto físico después de las reacciones correspondientes.  Disponer de la mayor cantidad de jarras que reaccionen en simultáneo y dispuestas linealmente, permiten una comparación más cómoda y eficiente entre una jarra y la otra.

 

  1. La Prueba de Jarras es robusta y de larga vida útil.  Phipps & Bird ha sido y sigue siendo a través de los años, una marca confiable y en la que más expertos en agua prefieren.

 

Representante de Phipps y Bird en el Perú:

R CHEMICAL

rpm: *129825

celular: 999-173578

 

 

Quím. Silvana Quijandría Casanova

Especialista en Tratamiento y Control de Calidad de Agua

 

R CHEMICAL S.A. (Lima – Perú)